10 mar. 2008

Juegos Malabares

Por Alberto Benasuly, marzo de 2008

La sentencia de 5 de marzo de 2008 de la Audiencia de Barcelona acaba con una leve condena a Pedro Varela, después de que el Tribunal Constitucional declarara inconstitucional la “negación” del Holocausto -pero constitucional su “justificación”- y devolviera los Autos al tribunal que planteó la cuestión de inconstitucionalidad para que continuara y finalizara el juicio.

Ahora resulta que para Pedro Varela ha prescrito –Art. 131.1 del Código Penal (CP)- el delito de provocación “al odio…, por motivos racistas, antisemitas u otros…” que se castiga con prisión de 1 a 3 años por el Art. 510 del Código Penal. Por ello fue condenado el 16 de noviembre de 1998 en Primera Instancia a 3 años, además de 2 años por negación y justificación del genocidio. Total 5 años de cárcel.

No obstante, sufre castigo por “justificación” del Holocausto porque la apología del genocidio es imprescriptible -también según el Art. 131.2 del CP. El artículo 607.2 castiga este delito con la pena de prisión de 1 a 2 años. En España no se entra en la cárcel cuando el total de las penas no excede los dos años. Pero -¡oh sorpresa!- sólo le penalizan con 7 meses de prisión, porque el tribunal aprecia la atenuante de dilaciones indebidas “con carácter de muy cualificada”. Parte de esas dilaciones las provocó la propia Audiencia de Barcelona, aunque el Tribunal Constitucional le ganó la partida en años de demora. ¿Quién perdió más?... Indudablemente la parte contraria, las comunidades Israelita de Barcelona y la progresista ATID, es decir, los judíos de Barcelona y de toda España.

Para mayor escarnio una buena parte de la larguísima sentencia está dedicada a probar minuciosamente todos los delitos cometidos por el nazi Pedro Varela. Al final, gracias a vistosos juegos malabares, con la prescripción en una mano y las dilaciones en la otra, el súper probado delincuente sale de este juicio sin pisar la cárcel.

Otra vez será.


 

TWITTER

OPINIÓN

FACEBOOK