1 may. 2015

El corralito sefardí, por Jorge Rozemblum


Da el diccionario de “restituir” tres acepciones prácticamente coincidentes: volver algo a quien lo tenía antes; restablecer o poner algo en el estado que antes tenía; y dicho de una persona: volver al lugar de donde había salido. Por diferencia, la “concesión” es dar u otorgar algo que nunca se poseyó. Por ello, la ley en trámite sobre la nacionalidad a los sefardíes nace con el pecado original de un título inapropiado, una desviación lingüística mínima pero que se refleja en su reglamentación que define una serie de pruebas para demostrar la vinculación con España.
Y digo restituir porque no se trata de otorgar la nacionalidad a un extranjero, sino de devolver a nacionales (aunque nacidos en el extranjero) lo que les corresponde por haber sido víctimas de un “real” atropello. Los judíos expulsados en 1492 no lo fueron porque suponían amenaza alguna para el poder o la unidad nacional o religiosa como se defiende a veces. Si así fuera no se entiende que no se expulsase en el mismo edicto a quienes profesaban la fe musulmana y que habían combatido contra el resto de España o eran descendientes de quienes la conquistaron por la fuerza. Los moriscos no fueron expulsados hasta más de un siglo después y por razones muy distintas, como su alzamiento violento contra el poder real.
He leído y oído muchas tesis respecto al famoso edicto de los Reyes Católicos y la única que realmente me convence es la del puro y llano expolio, por las enormes deudas contraídas durante la Reconquista. La única salida que se ofrece al “corralito sefardí” es la conversión. Los tiempos demostrarían que a los que traicionaran su verdadera fe les esperaban los tribunales de la Inquisición, los malsines (delatores) y la “limpieza de sangre” para confirmar la conjetura del robo como móvil. Y a quien se le ha arrebatado y robado no se le concede: se le devuelve, se le restituye.
Las víctimas del latrocinio reaccionaron de distintas maneras. Algunas, como los que se establecen en Ámsterdam en el siglo XVI, eliminan toda “vinculación con España”, definiéndose como sefardíes portugueses (aunque en su mayoría apenas habían morado unos años en ese reino). Otros se convertirán en piratas para atacar a los barcos españoles en el Caribe. Pero una gran parte, a pesar del agravio y el destierro, conservaron esos vínculos a un mundo cada vez más idealizado y lejano al que llamaban Sefarad, hasta el punto de convertirlo en su seña de filiación no sólo por lengua, costumbres y folclor, sino incluso como categoría dentro de la propia grey judía. ¿Qué mayor muestra de vinculación que distinguirse así de sus correligionarios y hermanos?
A pesar de todo, los actuales descendientes de aquellos españoles de fe judía viven emocionados estos últimos compases antes de que la llave que guardaron en su corazón durante cinco siglos sirva para abrir la puerta de su propia identidad arrebatada.
Dedicado a los asistentes a la III Cumbre Erensya y a los miles que representan

Shabat shalom


Jorge Rozemblum es director de Radio Sefarad

 

TWITTER

OPINIÓN

FACEBOOK