12 jul. 2013

Chocolate por la noticia, por Jorge Rozemblum

La semana pasada uno de los protagonistas de los informativos de todo el mundo fue el ex espía estadounidense Edward Snowden, que con sus gafas y juventud parecía protagonizar uno de esos juegos de ¿Dónde está Wally?, entre la terminal de Moscú y el avión presidencial boliviano. Mientras, soltaba un “bombazo informativo”: los servicios secretos de EE.UU. e Israel estaban detrás del desarrollo del virus Stuxnet que paralizó hace unos meses el programa nuclear iraní. En la Argentina contestamos a este tipo de informaciones con la expresión “chocolate por la noticia”, que nadie sabe muy bien de dónde viene, pero sí qué significa: una obviedad, algo que todo el mundo sabía y que quien lo cuenta parece el último en enterarse. ¿Quién pensaban que había invertido tantísimo tiempo y recursos para fabricar el primer virus que afecta a la fabricación industrial? ¿Los “encaretados” de Anonymous?, ¿los genios tecnológicos de Arabia Saudí? ¿O los ganadores de un concurso de innovadores de la Unión Europea?
También llama la atención que justamente un ex trabajador de la agencia nacional americana de seguridad (un espía sin el glamour de un 007) quiera advertir al mundo sobre qué consiste la labor de la inteligencia antiterrorista: investigar por los medios que haga falta para evitar la muerte de ciudadanos. Y si los que pretenden matar se fabrican sus armas con tubos metálicos presuntamente dedicados a desagües urbanos (como en la Franja de Gaza), pues habrá que rastrear las compras de este “inocente” artículo. Y si una red yihadista utiliza para comunicarse el Facebook, lo lógico es que se acceda como sea a sus mensajes.
Los defensores de la legalidad por encima del derecho humano básico a proteger la vida están escandalizados por estas prácticas, cuando la mayoría de las informaciones sobre las mismas proceden de prácticas ilegales como Wikileaks. Por cierto, ¿recuerdan el rubor que aquellos emails provocaron en las cancillerías de todo el mundo? Bueno, no de todo el mundo: en sus correos privados, los altos responsables israelíes decían lo mismo que manifestaban en las ruedas de prensa: ¡vaya falta de diplomacia decir las verdades en público! Los defensores de la legalidad por encima de todo tampoco hacen ascos a la publicación de la “contabilidad de tendero” del tesorero de un partido (siempre que no sea el suyo), pero seguramente se sentirán ofendidos si se pincha la línea telefónica de un sospechoso, no sea que nos acusen de hacerlo por racismo e islamofobia.
Y para aquellos sorprendidos de que los EE.UU. espíe a sus “socios y aliados” europeos, sacaremos nuevamente de paseo nuestro “chocolate por la noticia” para informaros que es práctica habitual también en sentido contrario (aunque, seguramente, con bastante menos capacidad técnica). Es decir, por si alguien aún no lo ha pillado, que nuestro país espía a los EE.UU., aunque más a los socios europeos (más todavía en estos tiempos de crisis y controles, especialmente de Bruselas para arriba), y todavía más y más barato a nuestros “hermanos” latinoamericanos (destino preferente de muchas inversiones empresariales locales y que, por tanto, afectan a la “seguridad económica” nacional). Podéis creerme o esperar a que un Snowden hispano tire de la manta y os llevéis las manos a la cabeza, mientras otros con un poco de mala uva y mucha soberbia diremos aquellos de: “chocolate por la noticia”.
Shabat Shalom

Jorge Rozemblum es director de Radio Sefarad

Pulse aquí para acceder a la programación semanal completa y a los enlaces de Radio Sefarad

 

TWITTER

OPINIÓN

FACEBOOK