23 jun. 2009

Comunicado sobre el re-enterramiento de los restos hallados en Toledo

La Federación de Comunidades Judías de España comunica que el pasado domingo 21 de junio de 2009, se ha procedido al re-enterramiento de los restos hallados en un solar del Instituto Azarquiel, que fuera parte de un antiguo cementerio judío en el Cerro de la Horca, Toledo.

La inhumación se realizó con respeto a la Halajá y fue supervisada por rabinos del Committee for the Preservation of Jewish Cemeteries in Europe, y presidida por el venerable Rabbi E. Schlesinger.

Intervinieron en la ceremonia; Rab Moshé Bendahan, Presidente del Consejo Superior Rabínico de España, Jacobo Israel Presidente de la FCJE, David Levy, Presidente de la Hebrá Kadishá de Madrid y sus colaboradores, así como Marcos Gozal en representación de la Junta Directiva de la Comunidad Judía de Madrid.

A esta emotiva ceremonia asistieron las siguientes personalidades, a quienes también se agradece su participación en la resolución de este delicado tema:
José Mª Contreras, Director General de Relaciones con las Confesiones, Ministerio de Justicia.
María Soledad Herrero Sainz-Rozas, Consejera de Cultura, Turismo y Artesanía de Castilla La Mancha.
Luís Martínez, Director General de Patrimonio de Toledo.
Ramón Duro, Director del Instituto Azarquiel, quien ha ofrecido toda clase de facilidades para la implantación del acuerdo.
Dalia Levinsohn y Jacques Laredo, Secretaria General y Asesor de Presidencia de FCJE respectivamente.
Santos Benbunam, arquitecto, quien ha colaborado plenamente en toda la elaboración del proyecto.
El personal de la empresa de construcción Tragsa.

Asimismo, FCJE quiere agradecer a todos aquellos que han dedicado muchas horas y desvelos para alcanzar este resultado y muy especialmente:
Al Committee for the Preservation of Jewish Cemeteries in Europe, (CPJC) y al Committee of Europe Rabbis (CER).
Al Ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos.
Al Presidente de Castilla La Mancha, José Mª Barreda.
A Ana Salomon, Embajadora en Misión Especial para las Relaciones con las Comunidad y Organizaciones Judías, por haber intervenido tanto en España como en el extranjero para la resolución de este caso.
A las autoridades del Gobierno de España, de la Junta de Castilla La Mancha, y del Ayuntamiento de Toledo.

La solución concertada por todas las partes confiere reposo eterno a los restos re-enterrados in situ en el mejor espíritu del respeto de lo que fue y sigue siendo Toledo.

 

TWITTER

OPINIÓN

FACEBOOK