8 jun. 2010

Entrega del premio anual "Senador Angel Pulido"


El ex ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, recibe el premio anual de la Federación de Comunidades Judías de España

Juan Fernando López Aguilar, Ministro de Justicia entre los años 2004-2007, recogió anoche el VI premio “Senador Ángel Pulido 2008” otorgado por la Federación de Comunidades Judías de España (FCJE).

El premio supone el reconocimiento por parte de la FCJE a una persona o institución de la vida pública española que haya destacado por su contribución al desarrollo de las comunidades judías en España, la defensa de la libertad de conciencia y el pluralismo religioso. Durante la gestión del señor López Aguilar al frente del Ministerio de Justicia, se creó la Fundación Pluralismo y Convivencia cuyo objetivo es promover la libertad religiosa.

En su discurso de bienvenida, el presidente de la FCJE, Jacobo Israel agradeció el esfuerzo por parte del gobierno español para mantener activa la comunicación con la comunidad judía y mostró su temor por el aumento del antisemitismo en algunos sectores que “so pretexto de apoyar al pueblo palestino, atacan a Israel y a los judíos”. Jacobo Israel pidió un plan de combate del antisemitismo.

El Ministro de Justicia, Francisco Caamaño aseguró que la comunidad judía es un orgullo y un ejemplo para España. Centrándose en la figura del premiado recordó que durante la gestión de López Aguilar se concedieron más de cien nacionalidades a sefardíes sobre todo de América. También resaltó la importancia del ex ministro por poner en marcha la Fundación Pluralismo y Convivencia, que entonces era una idea y hoy es una realidad. Por ello y, aunque hay que seguir trabajando, los derechos y las libertades son hoy efectivos para las minorías religiosas.


El embajador de Israel en España, Raphael Schutz, elogió el establecimiento de la Fundación Pluralismo y Convivencia en la medida que supone un paso adelante en la consolidación de la libertad religiosa en España. También tuvo palabras sobre el incidente con la flotilla que iba hacia Gaza. En su opinión, ha habido una desproporción en la reacción de lo sucedido en algunos medios de comunicación que han optado por la crítica hostil y la criminalización de su país y en algunos casos se ha caído en argumentos de corte antisemita o de banalización del Holocausto.


Por su parte, el Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, señaló las coincidencias que le unían con el premiado: los dos fueron ministros de Justicia, los dos han sido premiados por las comunidades judías de España y a los dos les une un gran afecto por la Constitución. Múgica terminó su intervención deseando que el estado de Israel adquiera seguridad para poder vivir en paz con sus vecinos.

A los postres, la embajadora de España en Irlanda y ex directora general de Asuntos Religiosos, Mercedes Rico, presentó al premiado con una peculiar y personal semblanza producto de los años trabajando juntos en el Ministerio de Justicia. Para Rico, López Aguilar ha sido uno de sus maestros a lo largo de su carrera.

El cierre de los discursos lo puso el galardonado de este año, el ex ministro de Justicia y actual eurodiputado, Juan Fernando López Aguilar. En su exposición recordó al senador Ángel Pulido, que da nombre al premio de la Federación: un hombre que tomó contacto con la comunidad sefardí durante un viaje por Europa y desde entonces no dejó de trabajar por su causa. En cuanto a la Fundación Pluralismo y Convivencia, se felicita porque, con el paso del tiempo, se haya demostrado un instrumento útil para lograr el pluralismo religioso. Citó la instauración del día 27 de enero para recordar a las víctimas del Holocausto y la creación de Casa Sefarad-Israel. Aguilar también reconoció su compromiso de amistad hacia las comunidades judías y con el estado de Israel. En este sentido quiso referirse a los últimos acontecimientos sobre la flotilla que pretendía romper el bloqueo a Gaza. Dijo que, doliéndole la pérdida de vidas humanas, también le duele que los hechos se utilicen para debilitar el crédito de Israel, que merece tener presencia y derecho a vivir en una paz justa y segura. También le duele que se utilicen los hechos para reavivar viejos demonios como el maniqueísmo que no tiene matices y alienta la demagogia. Esto ha motivado que un profesional israelí que iba a participar ayer lunes en un acto en la Universidad Autónoma de Madrid no pudiera ejercer su derecho en ámbito académico. López Aguilar terminó asegurando que “lo judío es un ingrediente de lo que hemos sido y de lo que somos”.

Los aplausos del centenar de personalidades de la vida política, social, cultural, económica y periodística española que se dieron cita en el acto, pusieron fin a la VI edición del premio que anualmente otorga la Federación de Comunidades Judías de España.



 

TWITTER

OPINIÓN

FACEBOOK