31 oct. 2011

Isaac Querub, presidente de la Federación de Comunidades Judías de España, preside la inauguración de los cursos anuales del Centro de Estudios Judeo-Cristianos

El jueves 27 de octubre de 2011 por la noche tuvo lugar en la Iglesia de San Juan Crisóstomo de Madrid la inauguración de los cursos anuales del Centro de Estudios Judeo-Cristianos (CEJC), acto que estuvo presidido por Isaac Querub, Presidente de la Federación de Comunidades Judías de España. Con su presencia, la FCJE quiere dejar constancia de su voluntad de diálogo interreligioso, buscando los puntos de coincidencia y convergencia, aún conservando las diferencias entre ambas confesiones.

Asistieron al acto destacadas personalidades, entre ellos, Álvaro Albacete, director de Sefarad-Israel; Juan López, Subdirector General de Ordenación Académica del Ministerio de Educación; Mariano Perrón, delegado diocesano para el Diálogo Interreligioso; Henar Corbi, Directora del área de Holocausto en Sefarad-Israel; Alegría Bendrihen, Presidenta de la Comunidad Española de Mujeres Israelitas; Mayte Rodríguez, Gerente del CEJC; Mauricio Toledano, Secretario General de la FCJE; Víctor Gutiérrez, representante de la Iglesia Evangélica; y Fernando Álvarez Barón, Presidente de la Asociación de Solidaridad España-Israel. Además, en la tribuna estuvieron presentes Isaías Barroso, Director del CEJC y la profesora de investigación del Centro de Ciencias Humanas y Sociales del CSIC, Mª Victoria Spottorno Díaz-Caro, que dictó la primera conferencia del ciclo, titulada “Nuevo Testamento: documento judío y transmisión cristiana”.

Mayte Rodríguez y a continuación Isaac Querub recordaron a dos destacados miembros de la comunidad judía recientemente fallecidos y activos en el diálogo interreligioso como Maurice Hatchwell y Estela Toledano de Lasry, a la cual se dedicó un minuto de silencio. En su alocución, Isaac Querub señaló la alta consideración que la FCJE tiene hacia el CEJC y que las claves para el diálogo están en “mirar atrás para corregir errores, pero con el firme propósito de avanzar”. Luego repasó los principales hitos de este moderno diálogo, desde la declaración “Nostra Aetate”, a los avances durante los papados de Juan XXIII, Juan Pablo II y el actual pontífice Benedicto XVI, así como las relaciones diplomáticas entre el Vaticano e Israel. “Nosotros, cristianos y judíos, tenemos la obligación (o más aún, la responsabilidad) de hablar y de entendernos para defender nuestros valores”, finalizó su intervención Isaac Querub, haciendo también un llamamiento para que estos avances se reflejen en el campo educativo.

 

TWITTER

OPINIÓN

FACEBOOK