23 nov. 2011

¿Incultura o antijudaísmo? por Abraham Barchilón


Vivimos en una época en la que podemos escuchar  hablar de la prima de riesgo, de la deuda soberana, de la influencia de la actitud griega en el espacio comunitario europeo, pero no llegamos a calibrar, sobre todo cuando el medio en el que se expresa es de audiencia pública, que los adjetivos o las calificaciones que se hacen, muy a menudo, no tiene un soporte ni el rigor de la veracidad , fomentado una deformación en la opinión pública con la creación de “monstruos” causantes de todos los males, con sus “fobias” y sus “Anti”.

En este mundo donde los medios de comunicación, que tienen el “privilegio” de invadir nuestros hogares con sus apresurados comentarios o la falta de intervención de los que los conducen, dejan mensajes erróneos que calan en la población, tergiversan la realidad y crean estados de opinión erróneos, que se perpetúan en la sociedad,  ya sea por incultura o por una calibrada difusión...

Lo anteriormente citado tiene un marcado acento al coincidir, casi en el tiempo, la triste conmemoración, el 9 de noviembre, de la fatídica ”NOCHE DE LOS CRISTALES ROTOS” (Kristallnacht.), con algunas de las manifestaciones recientes.

En el programa “Acorralados“, el jueves 20 de octubre la concursante Blanca de Borbón y nuevamente en el mismo programa del 27 de octubre la concursante Nagore dijeron: "esto es una JUDIADA...." (Léase el significado en el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española, donde desgraciadamente sigue vigente el vocablo).

No podría sorprendernos que dichas concursantes utilizasen ese término, obviamente xenófobo y discriminatorio, que indudablemente atenta al concepto de la condición de judío, dada la  dudosa  formación cultural e intelectual de ambas concursantes. Lo que sí resulta llamativo y alarmante  es que ninguno de los conductores del programa, la producción y la dirección del mismo, así como los directivos  de Tele5,  se manifestasen repudiando lo dicho por estas concursantes, sobre todo teniendo en cuenta como reaccionan ante cualquier intrascendencia que pueda generar atracción y audiencia para el programa televisivo.

A ello, hace falta añadir que el teletexto de nuestra televisión pública española, en su edición del viernes día 4 de noviembre, en la sección de deportes y refiriéndose al partido de baloncesto del día anterior, titula “El Real Madrid no puede con el Macabi “ y añade: “los hebreos, impulsados por un público entregado…”. En este caso, entendiendo que siendo un medio “de reconocido prestigio”, debería saber distinguir entre Religión (hebrea o judía) y Nacionalidad (israelí). Es más, los equipos profesionales hoy en día son un conglomerado de personas, independientemente de su raza, religión o nacionalidad, por  lo que, el término incorrectamente empleado, sólo  lleva a equívocos.

Por todo ello, ALERTA, ALERTA, que  con comentarios de este tipo se van generando falsos estados de opinión y falsas denominaciones que pueden generar, a su vez, falsos estereotipos.



Abraham Barchilón, es abogado y ha sido miembro de la Comisión permanente de la FCJE

 

TWITTER

OPINIÓN

FACEBOOK