26 ene. 2012

Barcelona - Ceremonia del recuerdo en la Plaça Sant Jaume


Anoche tuvo lugar en pleno centro de Barcelona, frente al Ayuntamiento de la ciudad y a la sede de la Generalitat, la Plaça Sant Jaume el acto de Memoria de la Víctimas del Holocausto, organizado conjuntamente por ambas instituciones con la colaboración de las comunidades judías.
En palabras del presentador: “El Día Internacional de Conmemoración de las Víctimas del Holocausto 2012 según las directrices de Naciones Unidas se centrará en el tema: “Los niños y el Holocausto”. Se recordará al millón y medio de niños judíos, a los miles de niños Sinti y Roma, a los discapacitados y muchos otros que sufrieron y murieron a manos de los nazis. Algunos consiguieron sobrevivir en la clandestinidad, otros huyeron a refugios seguros, mientras que muchos otros fueron enviados a las cámaras de gas, en cuanto llegaban a los campos de la muerte. Con esto se pretende destacar el impacto de la violencia masiva en los niños.”

Este año también se conmemora el 70º aniversario de la Conferencia de Wannsee. En este pueblo cercano a Berlín, junto al lago Wannsee, el 20 de enero de 1942 altos funcionarios del Partido Nacional Socialista y otros burócratas se dieron cita para orquestar los planes de exterminio de los judíos. A pesar de que cientos de miles de judíos ya habían sido asesinados, muchos historiadores señalan que esta conferencia marcó el momento en el que se organizaron los planes de exterminio planeados por Adolf Hitler y se expusieron abiertamente. Se detallaron y organizaron los aspectos organizativos del traslado y registro de los judíos europeos. Reinhard Heydrich, jefe de la policía secreta organizó esta conferencia para asegurarse que todos supieran que Hitler quería que las SS llevaran a término el proceso de industrializar el asesinato de los judíos, en lugar de limitarse a deportarlos.

Mientras la voz en off leía estos párrafos y un extracto de la declaración de la ONU, en una pantalla gigante colocada detrás del escenario se proyectaba un video con fotos de los fundadores de Amical Mauthausen, ya que este año se cumplen 50 años de su fundación en Barcelona en la clandestinidad.

Después se procedió al encendido de siete velas, una por cada colectivo de víctimas y la última por los Justos entre las Naciones. Uno de los momentos más emotivos del acto, de fondo se podía escuchar el Adagietto de la 5ª Sinfonía de Gustav Mahler.

Cambiando las imágenes de fondo por un video en el que se podían ver fotografías de familias Sinti y Roma (gitanos) durante los años 30, antes de su deportación y posterior muerte en las cámaras de gas. Emil Bolozan, violinista de la orquesta del Liceu de Barcelona, interpretó el himno gitano “Gelem, Gelem” y Anna Mirga del FAGIC (Federació de Associacions Gitanes de Catalunya) leyó un sermón del pastor protestante Martín Niemöller “Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas”.
Para finalizar se proyectó el audiovisual sobre las víctimas judías, compuesto por retratos de los años 30 y 40 de niños y niñas judíos, tanto en estudio como en situaciones cotidianas. En todas las fotos se podía ver el año en que fueron tomadas, el nombre de los niños y su destino final (muerte en alguno de los campos). De fondo y como contraste se escucharon dos nanas tradicionales, una en Ladino y la otra en Yidish cantadas muy dulcemente. Y finalmente Yerushalaim Shel Zahav interpretada al clarinete. Fue uno de los momentos más conmovedores, ya que la visión de esas fotos de niños tan pequeños e inocentes, queridos y cuidados con un fondo musical que despertaba una gran ternura, junto con la indicación del momento y circunstancias de su muerte cruel a manos de los nazis conmueve profundamente. El audiovisual terminó con un par de fotos de niños en un claro del bosque de Auschwitz esperando con su familia a ser llevados a las cámaras de gas y una foto de dos niños en el Guetto de Varsovia.

Siguió la proyección del cortometraje de animación “Silence” ganador de varios premios internacionales que relata la historia de una niña superviviente y el silencio que debían mantener sobre lo que habían vivido. Tana Ross la superviviente, pudo hablar sobre su historia 50 años después.

Durante todo el acto sobre el escenario había una sillita de niño con un peluche iluminada con una luz azul.

Finalmente se escucharon los parlamentos.

En primer lugar Jaime Vándor habló sobre su experiencia como niño nacido en Hungria.
Francina Vila, Regidora de Dona i Drets Civils, expresó su agradecimiento a los participantes al acto y habló de la importancia de hacer un acto público en la calle para que pueda participar toda la ciudadanía y recordar a las víctimas. Finalmente Joana Ortega, vicepresidenta de la Generalitat de Catalunya, también se refirió a la importancia de recordar y de hacer un acto de estas características, público y abierto a toda la ciudadanía para poder acercar al mayor número de personas y que de esta manera se convierta en un acto en el que además de recordar, la gente pueda saber lo que pasó. Ambas destacaron la emotividad del acto, ya que al estar centrado en los niños y la ternura implícita se hace más difícil asumir la crueldad de la barbarie nazi.

Finalmente y como despedida se escuchó la Canción de los Partisanos, Zog Nit Keynmol (escrita por un prisionero del gueto de Vilna).

El clima general durante el acto fue de recogimiento y respeto. Había cerca de 300 personas, todos atentos y en silencio.

 

TWITTER

OPINIÓN

FACEBOOK